Este proyecto contribuye a alcanzar el ODS y Meta:
10.7 Facilitar la migración y la movilidad ordenadas, seguras, regulares y responsables de las personas, entre otras cosas mediante la aplicación de políticas migratorias planificadas y bien gestionadas.

Ofreciendo una segunda oportunidad en Nicaragua

REVISTA 39 – DICIEMBRE 2019

Desde el año 2016, Familias Unidas y CODEAGRO vienen colaborando con la Fundación San Ezequiel Moreno en el proyecto de Retorno Voluntario a Nicaragua, que dicha fundación está ejecutando con financiación del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social de España.

Se trata de una ayuda para que personas extranjeras extracomunitarias residentes en nuestro país en situación de vulnerabilidad, puedan retornar voluntariamente a sus países de procedencia, en este caso a Nicaragua, para su reintegración, viable y sostenible.

Este programa, cofinanciado por el Fondo de Asilo, Migración e Integración (FAMI) de la Unión Europea, está encomendado a organizaciones no gubernamentales y organizaciones internacionales especializadas en la atención de inmigrantes, y cuenta con dos tipos de proyectos:

  • Retorno voluntario asistido: Tiene como principal objetivo facilitar a personas extranjeras inmigrantes en situación de especial vulnerabilidad, la posibilidad de retornar voluntariamente desde España a sus países de procedencia a través de itinerarios individualizados de reintegración.
  • Proyecto de retorno voluntario productivo: Tiene como principal objetivo facilitar a personas inmigrantes el retorno voluntario a sus países de procedencia y la reintegración sostenible en estos, a través de itinerarios individualizados que incluyen el apoyo a las habilidades emprendedoras, por medio de actividades de formación en autoempleo y gestión empresarial, así como asistencia técnica y seguimiento de la puesta en marcha de proyectos microempresariales asociados al retorno.

Familias Unidas, a través de su Socio Local en Nicaragua, la cooperativa social CODEAGRO R.L., se encarga de realizar las gestiones oportunas para prestar los servicios necesarios con el fin de apoyar la situación de las personas retornadas dentro de las acciones descritas. Los servicios que presta son: co-diseño y desarrollo de un itinerario personalizado de reintegración, asistencia inicial, acciones individuales y, si se considera, grupales, para la adquisición de habilidades sociales básicas y motivacionales, así como apoyo en la gestión de una ayuda económica en el caso del Retorno Productivo.

A la fecha hemos atendido un total de 82 personas que retornaron a Nicaragua, de los cuales 40 han sido retornos productivos y 42 retornos asistidos, siendo 58 mujeres y 24 hombres.

Tener que abandonar tu país es siempre una decisión difícil, más si tenemos en cuenta que la mayoría de las veces se hace obligado por circunstancias externas, como pueden ser conflictos violentos, fenómenos climatológicos y especialmente por cuestiones económicas relacionadas con el trabajo. Además, integrarse en una nueva sociedad, de cultura y costumbres distintas, lejos de la familia, no es un reto fácil. Es por ello que poder regresar al país de origen es un anhelo para muchas de las personas que han tenido que migrar.

Con este proyecto facilitamos este retorno, ofreciendo una nueva oportunidad para que las personas migrantes puedan establecerse en Nicaragua de forma viable. Un hecho que nos motiva especialmente, no en vano nuestro objetivo es conseguir que la población nicaragüense pueda desarrollarse en su propio país.